Madrid. 1

Madrid Exprés por una estudiante de historia.

Desde mi rincón al sur hasta la capital de España hay nada más y nada menos que unas 4 horas, de las que 2 me las pasé durmiendo, 1 hablando y otra leyendo un libro que espero poder reseñar pronto.

Así que si quereís saber como disfrutar Madrid en menos de 48 horas, sigue leyendo.

IMG_3533.JPG

12:00 Tras abandonar las maletas en el hotel y detrás Atocha atrás nos adentramos al retiro a través de la famosa cuesta Moyano. El retiro nos recibió invernalmente, con charcos de agua, hojas caídas y frío. Un frío del que te olvidas en el interior del palacio de cristal pero que vuelves a sentir en el lago.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

13:30 Siguiendo costumbres inglesas decidimos comer con calma en uno de los restaurantes más famosos de Madrid, la cadena Rodilla (una reseña en breve).

wp-1481988800450.jpeg

15:00 Tras otro paseo por el que yo llamo “Paseo de los Museos”, entramos en el Prado para una visita exprés de apenas una hora y media. Tiempo insuficiente para una de las mejores pinacotecas de España, pero tal vez el necesario para ver la evolución del Barroco; y en media hora de tiempo muerto, perderte por la temporal “Meta pintura.”

img_3522

Metapintura: pinturas sobre la pintura. Mitología en el arte, el arte y el pintor.

La representación de Dios como creador, San Lucas como pintor y los ojos detallados de las pinturas como principal instrumento del artista.

Una reflexión sobre los 50 años que separan las Meninas (pintura sobre pintura) y Don Quijote (novela sobre novela).

El poder de las imágenes Santas; el poder de los santos de detener terremotos…

La pintura como un signo, como algo que traspaso los límites del cuadro, como trampantojos, esculturas o tapices…

El arte como algo infinito.

17:30. Tercer paseo de la tarde, tras pasar de largo el jardín vertical y el Caixa Forum llegamos a un impresionante edificio que alberga en su interior el Guernica. Si, El Reina Sofía; segundo museo del día.

después de perdernos por los infinitos pasillos, dar vueltas de peonzas entorno al patio central y quedarnos sin palabras ante una exposición temporal hecha con miles de cascaras de mejillones y huevos (Sic: todo el mundo es un huevo, la vida es un huevo y el sol, la yema) decidimos salir al exterior.

Tras esto, tal vez por culpa de la falta de luz, del cansancio o de la emoción de ver la gran vía iluminada las horas se sucedieron a tal velocidad que sin quererlo dieron las once y nos encontramos en medio de Madrid.

img_3536
Lista de deseos en el Reina Sofía.

Así que cena para llevar y a descansar.

 

 

 

 

 

Anuncios

3 Comentarios Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s