La casa de Pandora

Decían que la casa estaba encantada. Que en ella habitaban dantescos fantasmas.
Pero ella no lo creía.

Le gustaba perderse por el bosque durante las tardes de verano, y hacer que sus pasos la llevaran hasta la vieja mansión.

No solía pasar más allá de la musgosa cerca de piedra, pero aquella vez se atrevió y con cuidado escaló las rocas y se coló en el jardín.
Sintiendo el corazón más vivo que nunca, de acerco a una de las ventanas.
Ella no era ni alta ni baja, de estatura media; por lo que tuvo que ponerse de puntillas para mirar el interior de la estancia.
Y mientras sus ojos descubrían los sillones y las pillas de antiguos libros, supo porqué aquella mansión estaba encantada.

Relato originalmente publicado para el concurso de la fea burguesía.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s