Ser un árbol

A veces pienso que me gustaría ser un árbol.
Siempre de pie, sin llamar la atención ni temblar bajo los temporales.
Sintiendo las raíces hundidas y las ramas libres fluyendo hacia el cielo.
Sin duda, merecería la pena ser un árbol,
siempre de pie y sin miedo a que algo te tumbe.
Pero entonces, las noches que me rompo y lloro, en las que mis “perros negros” ladran feroces, recuerdo que hasta los arboles tienen pequeñas cicatrices.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s