Cuchara personalizada

Y metí la mano en el buzón y me topé con un paquete azul. Intrigada, rompí el plástico y sonreía al ver la cuchara. “Ya era hora” pensé entrando en el ascensor con la caja roja entre las manos. 90 días han tardado. Pero es mía, por fin. Y abro la puerta de mi casa y la saco del embalaje.

Pesa poco y tiene una forma que resulta cómoda al uso. Me encanta, decido acariciando mi nombre.
Ya solo faltan 2 de las 3 que pedí a Kelloggs.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s