Marina Keegan: Lo contrario a la soledad

Soy una romántica, ¿que le vamos a hacer?
Desayunando pensé en si  Marina Keegan desayunaría gachas en Yale,  pero luego recuerdo que era intolerante al gluten. Y lo siguiente que hago es coger la caja azul y mirar si contiene gluten, porque Marina era celiaca. Digo “era” porque murió en un accidente de trafico el 26 de mayo del 2012.
Una pena, de hacernos conocido creo que nos hubiéramos llevado bien.
Hace tiempo puse en este blog un fragmento del que fue su discurso de graduación y hoy me dispongo a reseñar su libro: “Lo contrario de la soledad.”
Sencilla prosa, conmovedora en relatos de ficccion y voz incorfodista en fragmentos realistas.

Leyendo sus ideas me he reido pero tambien me he quedado pensado sobre porque eu nos preocupan la ballenas y “no el inmigrante varado en la cuneta.”
En una serie de escritos recopilados post-mortem por familiares y amigos, Marina no deja titere sin cabeza.
Altamtne recomendable.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s