¿Te echo un cable?

Existe un fenómeno conocido como “la maldición del cable”. Y me refiero a que da igual cuanto tiempo emplees en enrollar un cable y en dejarlo bien recogidito, que cuando lo necesites estará hecho un lío de padre y muy señor mío. Y eso es tan verdad como que el cielo es azul o la hierba verde.
A este fenómeno le tenéis que añadir que soy desordenada por naturaleza, así que imaginad mi problema. La solución vino de golpe mirando un trozo de tela.

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s