Café, ¿como lo tomas?

“El coronel destapó tarro de café y comprobó que no había más de una cucharadita. Retiró la olla del fogón, vertió la mitad del agua en el piso de tierra, y con un cuchillo raspó el interior del tarro sobre la olla hasta cuando se desprendieron las últimas raspaduras del polvo de café revueltas con óxido de lata. Mientras esperaba a que hirviera la infusión…”

 El coronel no tiene quien le escriba.

Una amiga me dijo una vez que siendo camarera, solo lo pasaba mal cuando los clientes pedían café, y es que ella, nada amante de la cafeína, no veía la diferencia entre un capuchino y un mocachino. Y es que tipos de café hay tantos como personas en el mundo.

 

Tipos

  • Café americano: es un café reducido o suavizado con el doble o más de agua de lo normal.
  • Solo doble: a diferencia del café americano, no está reducido, y la cantidad de café es proporcional a la de agua, resultando así un café con más cuerpo y sabor que el anterior.
  • Café árabe: café con azúcar, hecho a partir de agua hervida con canela y cardamomo.
  • Bombón: es un café con leche condensada; es típico en Valencia.
  • Carajillo: una bebida con alcohol preparada con brandy, ron u otros licores y café a partes iguales. En algunas partes, el licor se quema con azúcar, unos granos de café y una corteza de limón, salvo que se vaya a servir con nata, en cuyo caso, se quema sin limón.
  • Café moca o mokaccino: es un 1/3 café expreso, 1/3 de chocolate y 1/3 de leche.
  • Frappé: a base de café soluble batido, se puede servir con leche y siempre muy frío. Es muy popular en Grecia.
  • Irlandés: una bebida con alcohol preparada con un volumen de whisky por cada tres volúmenes de café.
  • Café vienés: es una preparación compuesta de un café expreso largo bastante claro, al cual se le añade leche caliente batida con crema, y como el capuchino, se adorna el café vienés con chocolate en polvo o en virutas.
  • Café con hielo: café expreso con hielo y azúcar. Se sirve caliente para disolver el azúcar y posteriormente se vierte en un vaso de base ancha con cubos de hielo.
 

    El café forma parte de mi rutina diaria, levantarme y poner la cafetera es mi momento especial, un ritual que necesito realizar en silencio
    Por la mañana me gusta con leche y un poco de canela o nuez moscada. Sin azúcar. O bien un capuchino instantáneo. y de todos los que he probado me quedo con el preparado de la marca alemana Krüger, fuerte y cremoso que compre en la semana internacional del corte ingles.
    Por la tarde, en vacaciones me gusta perderme en alguna pequeña cafetería con una tacita de café fuerte, bien cargado y con especias; ya que sinceramente no entiendo la moda americana de pagar casi cinco euros por un litro de café aguado
    Sin duda, el mejor café que he probado fue un capuchino con leche de soja degustado en una pequeña cafeteria del barrio del Trastevere, Italia.

    Y tu, ¿como lo tomas?

    Anuncios

    Responder

    Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

    Logo de WordPress.com

    Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

    Imagen de Twitter

    Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

    Foto de Facebook

    Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

    Google+ photo

    Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

    Conectando a %s